• Set Logo Section Menu from Admin > Appearance > Menus > "Manage Locations" Tab > Logo Section Navigation
Home Líneas fundamentales de la espiritualidad del Regnum Christi

Líneas fundamentales de la espiritualidad del Regnum Christi

Los elementos más característicos de la vida espiritual en el Movimiento Regnun Christi son:

A lo largo de los siglos nunca han faltado hombres y mujeres que, dóciles a la llamada del Padre y a la moción del Espíritu, han elegido este camino de especial seguimiento de Cristo, para dedicarse a Él con corazón «indiviso» (cf. 1 Co 7, 34). También ellos, como los Apóstoles, han dejado todo para estar con Él y ponerse, como Él, al servicio de Dios y de los hermanos. De este modo han contribuido a manifestar el misterio y la misión de la Iglesia con los múltiples carismas de vida espiritual y apostólica que les distribuía el Espíritu Santo, y por ello han cooperado también a renovar la sociedad (JUAN PABLO II Exhortación apostólica Vita consecrata, 1).

La Legión de Cristo es un renuevo del tronco fecundo de la Iglesia. El Espíritu Santo ha suscitado muchas instituciones, a lo largo de la historia bimilenaria de la Iglesia, que manifiestan la riqueza inabarcable del seguimiento de Cristo según los consejos evangélicos. La congregación de los Legionarios de Cristo es en la Iglesia, desde su erección canónica en Cuernavaca el 13 de junio de 1948, una nueva familia de personas consagradas a Dios.

Su espiritualidad ha quedado plasmada de modo eminente en las Constituciones de la congregación aprobadas definitivamente por la Iglesia en 1983. «Redunda en bien mismo de la Iglesia el que todos los Institutos tengan su carácter y fin propios». (CONCILIO VATICANO II; Decreto Perfectae caritatis, 2).

Señalamos a continuación los elementos más característicos de la espiritualidad de la Legión de Cristo:

Espiritualidad cristocéntrica

Bajo el nombre Legionarios de Cristo se resume una espiritualidad cristocéntrica. Para cada legionario, Jesucristo es el criterio, el centro y el modelo de toda su vida religiosa, sacerdotal y apostólica. El legionario busca conocer y experimentar íntimamente a Jesucristo, especialmente en el evangelio, en el sagrario y en la cruz. Se esfuerza por amarlo con un amor personal y apasionado. Se propone imitarlo y predicarlo a los demás.

Amor filial a María

Fomenta un amor tierno y filial a María, madre de la Iglesia y madre de su vocación. A ella consagra su vida religiosa, su sacerdocio, su apostolado. La venera de modo especialísimo, tratando de imitar sus virtudes: su fe, esperanza y caridad, su obediencia, su humildad, su colaboración en el plan redentor de Cristo.

Amor a la Iglesia

Ama apasionadamente a la Iglesia, continuadora de la misión de Cristo, principio de su Reino en la tierra. La ama con un amor real, objetivo, tal cual ella es, cual Cristo la ha querido. Un amor que la medita en la fe, la acoge en la obediencia, la dilata en el apostolado, la santifica en la vida. Camina junto a ella; ni un paso adelante, ni un paso atrás: al paso de la Iglesia.

Adhesión al Papa y a los obispos en comunión con él

Se adhiere con amor ardiente y personal al Vicario de Cristo. Estudia y difunde con interés sus enseñanzas y deseos. Defiende el carisma de su primado y magisterio.

Venera con espíritu de fe a los Obispos en comunión con el Romano Pontífice, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica. Busca colaborar con ellos en la realización de los programas de pastoral diocesana, especialmente en el campo de la educación, la familia, la promoción social y los medios de comunicación. Suma así sus fuerzas a las estructuras diocesanas, aportando el carisma propio recibido de Dios, para bien de la Iglesia.

Predicar el Reino de Cristo

La predicación y extensión del reino de Cristo constituye el ideal que inspira, estimula, dirige y conforma los fines apostólicos de la Legión: Hacer que Jesucristo reine en los corazones y en las sociedades; transformar a los hombres según el ideal del Hombre Nuevo en Cristo; crear la civilización del amor y la justicia: ésta es la misión que les da su nombre: legionarios de Cristo.

Amar a todos con la caridad de Cristo

Corazón de toda la espiritualidad de la Legión de Cristo es la caridad predicada y exigida por Cristo en el Evangelio. El legionario busca amar a todos los hombres, comprometiéndose en su servicio, sin diferencias de lengua, raza, sexo, cultura o condición social. En todos ellos ve y sirve al mismo Jesucristo. Y a todos quiere hacer llegar los dones de la redención. Practica en modo especial la benedicencia. Vive en comunidad con alegría, en unión y comunión. Lleva fraternamente las cargas de los otros. Hace un solo cuerpo en Cristo y en la Iglesia.