• Set Logo Section Menu from Admin > Appearance > Menus > "Manage Locations" Tab > Logo Section Navigation
Home El Padre Michael Sester se ordenó como sacerdote de los Legionarios de Cristo

El Padre Michael Sester se ordenó como sacerdote de los Legionarios de Cristo

Rogers es una pequeña ciudad donde habitan alrededor de diez mil personas y está ubicada en el condado de Hennepin, Minnesota, Estados Unidos. Ahí, nació Michael Sester, nuevo sacerdote de los Legionarios de Cristo desde el 31 de mayo, a los 30 años de edad, y quien es parte de nuestro territorio como director de ECyD La Dehesa e instructor de Formación en el Colegio Everest.

El Padre, norteamericano, es el mayor de una familia de cuatro hermanos, de los cuales uno de ellos también es Legionario. Para él, el apoyo de sus papás fue fundamental, ya que siempre se sintió apoyado por ellos a medida que iba recibiendo los llamados de Cristo. Si bien sintió el primero de ellos a los diez años, fue cuatro años más tarde cuando finalmente se decidió por entrar a la Legión de Cristo en la Apostólica de New Hampshire.

Con el transcurso del tiempo, se fue adentrando cada vez más en el camino de la fe y tuvo a dos grandes curas santos como modelos a seguir; San Filipo Neri y San Juan Bosco. “Quiero mucho a los jóvenes y adolescentes y me gustaría que Dios Padre se haga presente en sus vidas a través de lo que hace en mí”, comenta.

La ceremonia de su ordenación fue presidida por el obispo Ned Schlesinger y se realizó en la Iglesia Católica Holy Vietnamese Martyrs en Atlanta, Georgia. En dicha ocasión, el padre John Connor, director general de los Legionarios de Cristo, pronunció las palabras de clausura: “Como usted sabe, obispo Ned, los legionarios somos muy apasionados por Jesucristo y servir a la Iglesia”.

Al terminar, el Padre Sester afirma que “Dios es grande y merece nuestra fe y confianza.  En estos primeros días de sacerdocio me he sentido como un espectador de todo lo que hace Dios”, concluye.

 

Su camino de discernimiento*

“Estaba en Adoración Eucarística en nuestra parroquia en Rogers, Minnesota,  orando y pensando en mi futuro. Quería vivir una vida simple, normal, sin complicaciones, no asquerosamente rica, no pobre, tener hijos y estar muy cerca de las personas que amo, la vida de un buen padre. Yo tenía once años en ese momento, creo. Luego miré a Jesús en la Eucaristía y dije: «Voy a ser sacerdote». Si eso no tuvo sentido para ti, fue aún menos para mí en ese momento, pero lo dije de una manera tan definitiva, y tan inesperada que mis pensamientos se congelaron. Lo miré, hubo una larga pausa y pensé: “¿Qué diablos? ¡No! ¡Por favor!» No . Entonces, me sentí un poco atrapado con eso, aunque tampoco era un sentimiento completamente negativo. Sentí que me miraba de una manera muy profunda y penetrante.

Después de eso, hubo una larga lucha. Intenté con todas mis fuerzas olvidar o desacreditar ese momento, pero no pude y es difícil explicar por qué. Fue un poco dramático, pero luché con esa decisión durante un par de años. Cuando la canción, «Yo, el Señor del Mar y el Cielo», la cantaban en la misa, yo no pronunciaba la parte que dice: «Iré, Señor». Mirando hacia atrás, es increíble cómo Dios toma los deseos más profundos de nuestro corazón y sabe cómo transformarlos y satisfacerlos de maneras más profundas de lo que podemos imaginar, si lo dejamos conducir.

Obviamente terminé en el seminario, pero al mismo tiempo, no estaba totalmente seguro de mi vocación. Después de unos años en él, recuerdo que me sentí frustrado con Dios y le rogué que me dijera si realmente quería que fuera sacerdote. Otras personas dejaron el seminario y yo estaba celoso de que supieran que no era para ellos, pues yo no sabía con certeza si era para mí.

¿Entonces qué? Todo esto puede sonar un poco negativo, pero Dios estaba cavando profundamente en mi corazón y tenía buenas personas a mi alrededor para ayudarme a caminar hacia adelante.

Hubo un momento importante durante mi último año en Cheshire (cuarto año del seminario mayor) cuando estaba pensando mucho en la vida matrimonial y realmente me atrajo el corazón, ya que es algo tan bueno y hermoso. Fui a la oficina de mi superior y hablé mucho de eso. Empujé y empujé hasta que dijo: «Está bien, empecemos a hablar de eso». Se refería a hablar de mi vocación como posiblemente matrimonio y familia. Me asombró un poco. Creo que necesitaba escuchar eso, porque me di cuenta de que una parte de mí, una parte profunda, quería ser sacerdote y que no era tan fácil tirarlo todo por la borda. Normalmente la gente habla de tirar todo por la borda para entrar al seminario, pero en ese momento cambió todo. Es como si la puerta se abriera para que me fuera en paz (siempre estaba abierta) y miré hacia afuera y la cerré lentamente, pero esta vez porque yo quería y no porque Dios quería que lo hiciera.

Otro momento importante llegó durante los ejercicios espirituales en mis últimos años de teología antes de mi profesión perpetua de votos. Hubo un momento de oración en el que me sentí muy libre. Dios no me estaba obligando a hacer nada. Él podría llenar mi vida de significado tan bien como un hombre casado y sin ningún resentimiento. Entonces me di cuenta de que no solo me lo decía en mis momentos de duda, pues quería que yo lo eligiera por amor. Dios respeta nuestra libertad. Su amor es demasiado grande para dejarnos sentir coaccionados. Él invita, luego decidimos.

Más tarde, durante los mismos ejercicios espirituales (duraron un mes), estaba en la capilla pasando por todos los peores escenarios de la vida sacerdotal y tratando de encontrar un terreno sólido en el que apoyarme por el resto de mi vida. Recuerdo que miré a Jesús en esa gran cruz y le dije que incluso si no tuviera contacto con las personas que mi vida podría tocar, incluso si tuviera un trabajo de escritorio y no tuviera gloria (Sí, a algunas personas les podría gustar un trabajo de escritorio, pero para mí es una idea espantosa), todavía lo haría. Todavía amaría y aún me daría a mí mismo como él lo hizo por ellos. Yo lo haría por ellos. Era algo, pero no era lo suficientemente sólido hasta que sentí una interrupción en mis pensamientos similar a lo que había sucedido tantos años antes en esa capilla de adoración, «¿Lo harías por mí?» Jesús es alguien que me ha estado observando y preocupado”.

*Texto original de RC Estados Unidos, traducido por Chile.