• Set Logo Section Menu from Admin > Appearance > Menus > "Manage Locations" Tab > Logo Section Navigation
Home Luis Ljubetic: “Como laicos tenemos una gran responsabilidad en el devenir de nuestra sociedad”

Luis Ljubetic: “Como laicos tenemos una gran responsabilidad en el devenir de nuestra sociedad”

Formó parte de uno de los primeros equipos de la sección de jóvenes del Regmun Christi en Chile. Cumplió ya los 42 años como miembro, pues se incorporó en 1980.

Luis es el segundo de derecha a izquierda.

Luis llegó por una charla que le dieron en su colegio Manquehue un par de laicos mexicanos, quienes recién se radicaban en nuestro país. “Nos impresionó tanto su forma de expresarse y su convencimiento que fuimos y formamos un grupo para participar en las actividades”, recuerda. Se incorporó en marzo de 1980. “Llevo participando la mayor parte de mi vida y ya son 42 años”.

¿Qué te atrajo del Regnum Christi?
El carisma expresado a través de las personas que lo componían y saber que el mundo se puede cambiar para mejor. Me trajo ese equilibrio entre la vida contemplativa y el carisma apostólico, expresado en diferentes obras y actividades semanales, mensuales y anualmente (encuentros, retiros, convivencias y misiones) que le han hecho bien a tanta gente durante todos estos años.

A tu juicio, ¿Qué rol debemos tener los católicos en los desafíos que se nos presentan como sociedad?
Como laicos tenemos una gran responsabilidad en el devenir de nuestra sociedad, en particular dentro de nuestra propia familia, y de la Iglesia misma, que se ha visto afectada por diversos escándalos. A pesar de esto último, lo importante es tener claro que somos seguidores de Cristo y Él es nuestro único modelo de vida a seguir. Lo que implica un actuar en la vida diaria y una entrega de uno mismo, no bastan las palabras.

¿Qué te ha entregado el Regnum Christi en todo este tiempo?
Primero que nada, una formación sólida como católico, que me ha permitido darle un sentido más profundo a mi vida. También, fortaleza para superar momentos difíciles y para darle un sentido al sufrimiento que nos toca y por último fe en las promesas de Cristo. La Eucaristía ha sido centro y fundamento de mi vida como cristiano, sin ella mi vida habría sido muy diferente.