• Set Logo Section Menu from Admin > Appearance > Menus > "Manage Locations" Tab > Logo Section Navigation
Home TESTIMONIO | El P. César Fernández, L.C., tras su ordenación sacerdotal: “Quiero ser un sacerdote para todos, que transmita la misericordia de Dios”

TESTIMONIO | El P. César Fernández, L.C., tras su ordenación sacerdotal: “Quiero ser un sacerdote para todos, que transmita la misericordia de Dios”

TESTIMONIO | El P. César Fernández, L.C., tras su ordenación sacerdotal: “Quiero ser un sacerdote para todos, que transmita la misericordia de Dios”

El P. César Fernández, L.C., fue ordenado sacerdote el 15 de mayo en la parroquia de San Agustín en la Ciudad de México. La emocionante ceremonia fue presidida por Monseñor José Antonio Fernández, arzobispo de Tlalnepantla, y concelebrada por el P. Alberto Simán, LC, director territorial para México y Centroamérica de los Legionarios de Cristo. El Padre César, actual director del ECyD de Las Condes, comparte con nosotros la historia de su vocación, qué significó este importante pasó en su vida espiritual y apostólica y cuáles son sus anhelos pastorales en nuestro país.

¿Cómo fue su llamado a convertirte en sacerdote de los Legionarios de Cristo?

“Hay varios momentos que enmarcan este proceso en el que Dios me llamó y me confirmó su voluntad. Mi llamado al sacerdocio surge de esa invitación de Jesús a hacer algo más por los demás. Había puesto en mi corazón ese deseo que me empujaba a ayudar a los demás para que algo se quedara para la eternidad. Mis sueños profesionales se veían tan pequeños a lo que Dios me pedía. Además del vacío que había llegado a mi corazón al saber que podía tener todo lo que necesitaba y quizás más, pero mi corazón estaba vacío, necesitaba de un Amor que fuera más allá, que no podía ser cubierto de ninguna cosa material, ni tampoco de algún amor humano, que es lo más hermoso que puede haber, pero que nunca podrá llenar mi corazón.

Por otro lado, también me movió el deseo de formar líderes que se dejen amar por Cristo y que anuncien esa experiencia de amor a los demás para que así pueda ser conocido y amado y para que cada persona pueda gozar de la experiencia de su amor misericordioso».

¿Qué tan importantes son las vocaciones sacerdotales para nuestra congregación y para la Iglesia Católica en el contexto de crisis que se encuentra?

“Yo creo que las vocaciones sacerdotales tienen una importancia vital para la Iglesia. Son los instrumentos de Cristo para hacer palpable su presencia en el mundo. Esto a través de la cercanía, de la escucha, del acompañamiento y del testimonio de esperanza. Sin el sacerdocio no tenemos Eucaristía,  a Jesús en nuestra vida y hoy más que nunca necesitamos de Jesús.

La situación de pandemia nos ha hecho darnos cuenta de la necesidad de Jesús Eucaristía y ahora, que comencemos esta nueva etapa en nuestra historia, el sacerdote será aquel que llevará a Jesús a cada hermano y hermana.. Hoy los sacerdotes se convierten en unciones misericordiosas, citando las palabras del Papa Francisco, que como instrumentos serán capaces de llevar la salud del alma en medio de las heridas que esta pandemia nos deje y que haga presente la acción de Dios en la vida de cada persona y transformando su entorno”.

¿Cuál es el significado que tiene para usted esta ordenación sacerdotal?

“Es un acto de misericordia y de confianza de parte de Dios. Él, conociendo mi miseria me dice, yo te quiero usar como instrumento para llevar mi misericordia a cada hermano y hermana. La ordenación sacerdotal, en esta situación particular,  me hace preguntarle a Dios: qué es lo que Tú me pides en medio de esta situación; y sin duda su respuesta es la vida de oración, la cercanía con las personas, estar con Él en la Eucaristía y en la Reconciliación y estar disponible para las personas. . Quiero ser un sacerdote para todos en medio de las dificultades y grandes retos”.

¿Cuáles son tus anhelos pastorales tras la ordenación sacerdotal?

“Ser un sacerdote de Eucaristía, disponible para los demás en todo momento, ser instrumento de la misericordia en los sacramentos y en mis acciones. Ser servidor de mis hermanos, muy unido a María”.

¿Cuál es el significado que tiene para usted que la ceremonia se realicé en su tierra natal?

“Es un don muy grande estar con mi familia, poder compartir estos momentos con personas cercanas e ir a aquellos lugares donde todo empezó. Es una gran alegría compartir con todos los que se puede, en lugares tan significativos en mi formación y, sobre todo, a los pies de nuestra madre María de Guadalupe. Es una confirmación de que Ella lo ha hecho todo, que estoy en sus manos y que ha llevado mi camino y llevará mi sacerdocio como buena madre”.

¿Qué mensaje le entregaría a la comunidad del Regnum Christi en nuestro país?

“Que estoy para servirles, que mi sacerdocio es para ellos… Tenemos una gran misión, ser un motivo de esperanza para la Iglesia de Chile, ser hombres y mujeres que transmiten aquella vivencia del amor misericordioso de Dios a cada persona.

A parte de las actividades que realiza en su ámbito espiritual, ¿qué hobbies alegran su vida?

“Me alegra mucho hacer cosas para ayudar a los demás a crecer lo humano, espiritual y apostólico. Sobre mis hobbies, me gusta mucho escuchar música, hacer ejercicio y conocer lugares nuevos. También disfruto una buena conversación y convivir con los demás».